INMOVILIDAD

 

Hay imágenes, películas, músicas, momentos, personas, pinturas, vivencias que ponen a uno en un lugar casi inmóvil. Un punto de inflexión estática y reflexión ausente hacía la vida.
Creo que nunca había escuchado y bailado un tango tan triste. Un tango ahogado por la resignación que se respira tanto en la letra como en la humildad de sus notas. Inocente, un dialogo delicado que entiende su impotencia sin desgarro. Perspectivas sutilmente discordantes. Mientras algunas notas parecen simular un esbozo de sonrisa sin tener la fuerza para definirla, el paisaje en su conjunto se desvanece. Me pregunto si se sobrevive a tal tristeza. Inconsolable. Observando y volviendo a escuchar las dos últimas notas, con su fuerza accidental. Un destello que no reside en la destrucción sino que nace desde la resignación.

 

_

Tango: Honda tristeza, 1931  - Robero Firpo  / Canta el estribillo: Príncipe Azul / De: Vicente Planells del Campo

Photography : Guido on the dock, 1998 - Nan Goldin