ASIAN DREAMS

Uno va a ver una película asiática pensando encontrarse con un paisaje poético de colores y, un control inevitablemente bello de la imagen, pero también existe todo un mundo de películas asiáticas distinto al que estamos acostumbrados.

Con mucha intención y una imagen tan casera que puede decepcionar a los aficionados de Wong Kar Wai o de Tsai Ming Liang, pero con una base fundamentalmente tan humana, Sueños desde el tercer mundo merece ser vista. Porque al verla se la aprecia realmente. De verla uno se da cuenta que poco importa de dónde eres,  dónde vives o de que manera te comuniques, el sentimiento está aquí, completamente ligado a cada ser humano. Ya que al final la propia esencia del ser es; la soledad. La película es, por lo tanto, un deja-vu para todos nosotros. ¿Quién no se ha dado cuenta todavía que estamos solos?

En Sueños desde el tercer mundo, la soledad nos muestra su lado más  cruel, y alcanza verdaderos límites de rechazo y amargura.  Asistimos a los  patéticos diálogos de un matrimonio fracasado. Pero al final, la meta consiste en no conformarse con el “fracaso” o con eso que dicen los demás. Hay que tener la valentía de creer en uno mismo. Aunque la forma de llegar a ello pueda parecer descabellada, en el caso del protagonista será a través de la realización de una película porno, lo verdaderamente importante es tener ganas de salir adelante.

Aparte de la intención de Sueños desde el tercer mundo cabe destacar, y eso si me parece una de las características del cine asiático, la mirada detallista del director : el cierre de una bolsa de plástico, un huevo que cae de un bonsai, etc., momentos lentos, cargados de densidad, y unos diálogos contenidos, a veces insensatos pero tan comunes que pone a ridículo a cada uno de nosotros. Nosotros que haríamos cualquier cosa para no vivir plenamente la soledad. Nosotros que consumimos todo de manera tan volátil, tan rápida. Nos lleva a la bella conclusión de la película : ¡hay que tener paciencia!

Director : Kan Lume (Singapur, 2008)

Maya Humofilm, asia, culture